Enfermedad renal: entrénate para vivir, entrénate para donar

Enfermedad renal: entrénate para vivir, entrénate para donar

Enfermedad renal: entrénate para vivir, entrénate para donar

Pilar González Moreno | MADRID/EFE/PILAR GONZÁLEZ MORENO Miércoles 26.09.2018

La enfermedad renal crónica (ERC) afecta en España a más de cuatro millones de personas. De ellas más de 50.000 se someten a algún tratamiento renal sustitutivo: hemodiálisis, diálisis peritoneal y trasplante, pero muchas desconocen que el ejercicio puede servirles de gran ayuda y además el miedo a empeorar les hace huir de cualquier actividad 

EFE/STR

Artículos relacionados

 

 

 

 Las mujeres donan más riñones y los hombres más hígados

Miércoles 29.08.2018

 

 

 

 

 

Ejercicio físico: un fármaco amigo para las enfermedades crónicas

Martes 14.08.2018

Para derribar los temores y promover los beneficios del ejercicio, Sonsoles Hernández Sánchez, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte con Mención Internacional en Biomedicina, ha fundado la plataforma Traïnsplant, que cuenta con un club deportivo y organiza cursos de formación y eventos deportivos para enfermos renales crónicos y trasplantados.

Los pacientes con ERC, sobre todo los pacientes de diálisis, “sufren una acusada pérdida muscular y una fatiga excesiva,  y la actividad física les puede ayudar a mejorar su calidad y esperanza de vida”.

Además “se sabe que la inactividad, la atrofia muscular y la función física reducida se asocian con una mayor mortalidad en enfermedad renal crónica”.

Traïnsplant, explica esta profesional,  es un lugar de referencia dirigido tanto a pacientes como a profesionales de la salud, donde los enfermos con ERC encuentran pautas sobre los beneficios y contraindicaciones de la actividad física.

También incluye acciones dirigidas a promover el entrenamiento entre las personas que quieren donar, y recuerda que España es el primer país del mundo en donación de órganos.

Enfermedad renal: miedo a empeorar

De su experiencia con los enfermos renales, Sonsoles Hernández destaca que al comienzo de iniciar los ejercicios físicos todos presentan una característica en común: el miedo a empeorar.

“No quieren estar peor de lo que han estado e incluso peor de lo que están. Creo que cuando se tiene una segunda oportunidad, lógicamente lo que quieren es no volver a lo que tenían antes”.

“Una persona en diálisis no quiere sufrir una fatiga mucho mayor de lo que ya le supone el tratamiento, y una trasplantada no quiere estar o volver a la situación de diálisis”.

Y en su opinión, este miedo se debe en parte “a la desinformación secular que hay en éste y otros países sobre los beneficios del ejercicio para estos pacientes, con los que hay que trabajar poco a poco, de forma progresiva y adaptándose a su estado”

“Además una persona trasplantada si no realiza una actividad física, ya no digo siquiera con un programa de entrenamiento, tiene más posibilidades de perder el órgano”.

Para Sonsoles está claro que cuanta más actividad puedan llegar a hacer, mejor calidad y esperanza de vida van a tener.

FOTO EFE/Tony Phillips


La condición física de los enfermos con diálisis, explica, es un 60% inferior a una persona sedentaria.

“Son pacientes con muchos problemas de osteoporosis, de pérdida de masa muscular y de condición física general”.

“Esto muchas veces es además un problema para recibir un órgano, de hecho estamos entrenando ahora a varias persona en diálisis, que no pueden entrar en lista de espera por no tener un buena condición física o por presentar obesidad o sobrepeso”.

En cuanto a los donantes, también se aconseja que hagan ejercicio porque su condición física condiciona el órgano trasplantado.

“El incremento del consumo de oxígeno es uno de los valores más determinantes. Hace que el órgano esté mejor irrigado, tenga mejor funcionalidad”.

El objetivo de Traïnsplant es pues mejorar la calidad de vida mediante entrenamientos físicos:

“Nuestro equipo multidisciplinar, tiene como objetivo realizar un asesoramiento personalizado de condición física de personas trasplantadas de órganos, médula ósea y pacientes con enfermedad renal crónica”.

Qué ejercicios, qué beneficios

En la página de internet de la plataforma explican que puesto que se ha demostrado que la actividad física disminuye los factores de riesgo cardiovascular en la población general cabe preguntarse si este beneficio puede transferirse a pacientes con enfermedad renal crónica y  la respuesta es sí.

¿Cuáles son los ejercicios más indicados?

“Los ejercicios de resistencia aeróbica, de baja intensidad y de larga duración, tienden a disminuir los marcadores de índices inflamatorios y aumentan el anabolismo en pacientes en prediálisis, hemodiálisis y diálisis peritoneal”

También, apuntan en la citada plataforma, este tipo de ejercicio “incrementa el consumo de oxígeno mejorando la capacidad cardiorrespiratoria del paciente lo que le permite desarrollar actividades de la vida cotidiana con menor fatiga”.

Leer Artículo Completo. Fuente: https://www.efesalud.com/enfermedad-renal-ejercicio-fisico

¡Compartir es vivir!

Añadir Comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos tienen el símbolo*

 

Ir a la barra de herramientas