HEMODIÁLISIS

HEMODIÁLISIS

A to Z Health Guide

HEMODIÁLISIS

¿Qué es la hemodiálisis?

En la hemodiálisis, la sangre es bombeada a través de tubos blandos hacia un equipo de diálisis. Dentro del equipo hay un filtro especial llamado dializador (también llamado “riñón artificial”). El dializador deja pasar los desechos y el líquido adicional, pero retiene las cosas importantes que necesita el cuerpo, como células sanguíneas y nutrientes.

Los desechos y los líquidos adicionales son transportados hacia un líquido de limpieza dentro del equipo de diálisis (llamado “dialisato”), y la sangre limpia vuelve a fluir hacia usted. Solo hay una pequeña cantidad de sangre fuera del cuerpo en cualquier momento dado. En promedio, el proceso toma cuatro horas. La mayoría de las personas se realizan el tratamiento de tres a cuatro veces a la semana. Mientras se realiza su tratamiento de hemodiálisis, usted puede leer, dormir e incluso mirar televisión.

Para poder conectarse al equipo de diálisis debe tener un acceso, o entrada, a su torrente sanguíneo. Este se realiza mediante una cirugía menor, que suele realizarse en el brazo. Este acceso es permanente mientras se esté realizando diálisis.

Si necesita realizarse diálisis antes de que cicatrice el acceso, se le coloca un acceso temporario en el cuello o en la ingle. Su equipo de atención médica le enseñará cómo cuidar su acceso.

¿Cuáles son los tipos de acceso en la hemodiálisis?

Existen tres tipos de acceso en la hemodiálisis:

Fístula
Una fístula es la opción recomendada para un acceso. Se realiza uniendo una arteria a una vena cercana debajo de la piel para formar un vaso sanguíneo más grande. Este tipo de acceso se recomienda porque tiene menos problemas y dura más. Una fístula debe colocarse en forma temprana (varios meses antes de comenzar la diálisis), de modo de que tenga mucho tiempo para cicatrizar y esté lista para usar en el momento en que usted comience la hemodiálisis. Usted debe ser evaluado por un médico especial, llamado cirujano vascular, por lo menos seis meses antes de comenzar la diálisis.

Injerto
Si los vasos sanguíneos no son aptos para una fístula, se puede utilizar un injerto. Esto implica unir una arteria y una vena cercana con un tubo blando y pequeño de material sintético. El injerto se encuentra totalmente debajo de la piel.

Catéter
El tercer tipo de acceso, llamado catéter, se coloca en una vena grande del cuello o de la ingle. Los extremos de los tubos se encuentran sobre la piel, fuera del cuerpo. Este tipo de acceso suele utilizarse temporalmente si una fístula o un injerto no están listos o si necesitan reparaciones. Los catéteres pueden utilizarse como un acceso permanente, pero solo cuando no es posible colocar una fístula o un injerto.

¿Cuáles podrían ser algunos problemas comunes durante el tratamiento?

Durante la hemodiálisis, el agua, la sal y los productos de desecho se eliminan del cuerpo más rápido de lo que lo haría un riñón normal, de modo que puede experimentar baja presión arterial, calambres, náuseas, dolores de cabeza y cansancio, especialmente en las primeras semanas antes de que se acostumbre al tratamiento.

Después de realizarse el tratamiento por un tiempo, aprenderá a reconocer los primeros signos de estos síntomas. También podrá informárselos a su enfermero o técnico, a fin de que puedan hacer algo para que esté más cómodo o incluso impedir que sucedan.

¿Cómo se monitorea mi tratamiento?

Se le realizarán análisis de sangre mensuales. Estos son muy importantes debido a que permiten a su equipo de atención médica saber qué tan bien está usted y si es necesario realizar algún cambio en su dieta, sus medicamentos o incluso la cantidad de tiempo que pasa en el equipo de diálisis.

¿Puedo realizarme la hemodiálisis en el hogar?

Muchos centros también ofrecen hemodiálisis en el hogar, lo que le da más libertad y control.

Para realizar su tratamiento en el hogar, su condición médica debe ser estable. Deberá preparar su hogar para el equipo de diálisis y para otros equipos; esto podría implicar cambios en las tuberías y la instalación eléctrica de su hogar. También necesitará un acompañante de atención para que le ayude y necesitará espacio para almacenar los suministros.

Si está interesado en realizarse diálisis en el hogar, usted y su acompañante de atención recibirán capacitación especial sobre cómo realizar su tratamiento de manera segura.

Hable con su equipo de atención médica para saber si la diálisis en el hogar podría ser la opción adecuada para usted. Si usted es candidato, su centro hará los arreglos para que reciba el equipamiento y las entregas regulares de suministros. El equipo continuará realizándole un atento seguimiento y le atenderá cuando asista al centro para realizarse análisis de sangre y chequeos médicos mensuales. Se le entregará un número de teléfono de atención las 24 horas en caso de que tenga una emergencia.

¿Hay diferentes tipos de hemodiálisis en el hogar?

En el caso de la hemodiálisis en el hogar, usted puede elegir entre tres tipos diferentes de esquemas de tratamiento. Las opciones son las siguientes:

Hemodiálisis convencional en el hogar
Los tratamientos suelen realizarse tres veces a la semana. En promedio, cada tratamiento lleva alrededor de cuatro horas.

Hemodiálisis diaria de corta duración en el hogar
Esta implica más tratamientos cada semana durante períodos más cortos. Por ejemplo, podría realizar seis tratamientos en una semana (en comparación con los tres tratamientos habituales). Cada tratamiento durará alrededor de 1½ hora a 2½ horas. Muchas personas consideran que su calidad de vida mejora con este tipo de diálisis debido a que duermen mejor y tienen un major control de los niveles de presión arterial, anemia (bajo recuento de glóbulos rojos) y fósforo en sangre (un mineral importante de la sangre que es esencial para las células y los huesos).

Hemodiálisis nocturna (mientras duerme)
Esta implica tratamientos largos y más lentos que se realizan mientras duerme, y suele durar de seis a ocho horas. Muchas personas duermen mejor y tienen un mejor control de los niveles de presión arterial, anemia y fósforo en sangre con este tipo de diálisis. La hemodiálisis nocturna puede realizarse en el hogar o en un centro de diálisis. Sin embargo, no todos los centros ofrecen hemodiálisis nocturna como una opción. Para aprender más sobre esta opción, consulte a su proveedor de atención médica.

 

 

Comparación de hemodiálisis: en el hogar o en un centro

Ventajas Desventajas
En el hogar  
La diálisis se realiza en la comodidad de su propio hogar.

No necesita viajar hasta un centro de de electricidad y de agua.

Tiene más flexibilidad para elegir el momento del día para realizar la diálisis.

Usted y su acompañante de atención de diálisis aprenden cómo realizar los tratamientos independientemente del personal del centro.

Poder adaptar el programa de tratamiento a su vida y a sus horarios de trabajo puede darle más independencia y control. para guardar el equipo, un sistema de agua (de ser necesario) y los suministros.

Debe tener suficiente espacio en su hogar

Es posible que aumenten sus facturas diálisis.

Necesitará un acompañante de atención de diálisis

Tanto usted como su acompañante de atención de diálisis deberán ausentarse del trabajo o interrumpir su rutina habitual para asistir a la capacitación.

Centro de diálisis  
El personal capacitado realiza todas las partes del tratamiento. (Es posible que pueda hacer algunas cosas usted mismo, como insertar las agujas).

Dado que otras personas se realizan diálisis al mismo tiempo, es posible que haga amistades.

Otras personas se realizan diálisis al mismo tiempo, por lo que tiene menos privacidad.

Los días y los horarios del tratamiento son programados por el centro.

Debe viajar al centro al menos tres veces por semana.

¿Cuál es la mejor opción?

Lo que le ha sucedido es muy serio e implicará cambios en su vida. Sin embargo, con el tratamiento y la perspectiva adecuados, usted puede tener una vida larga y plena.

Aprender sobre sus opciones de tratamiento le ayudará a decidir cuál es la mejor para usted. Su decisión debe basarse en algo más que susantecedentes médicos y la opinión de su médico. También debe basarse en lo que usted y su familia desean como su primer tratamiento inicial, o con posterioridad. Su vida y su salud pueden cambiar con el tiempo, y también su tratamiento.

Leer Artìculo Completo. Fuente: https://www.kidney.org/es/atoz/content/hemodialysis

La información compartida en nuestros sitios web es información desarrollada únicamente por expertos internos en el tema, incluyendo consejos médicos, que han desarrollado pautas para el contenido de nuestro paciente. Este material no constituye un consejo médico. Sólo se destina a fines informativos. Nadie asociado con la Fundación Nacional del riñón responderá a preguntas médicas vía correo electrónico. Consulte a un médico para obtener recomendaciones específicas sobre el tratamiento.

¡Compartir es vivir!

Añadir Comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos tienen el símbolo*

 

Ir a la barra de herramientas