Insuficiencia Renal. Una de las grandes Historias y Experiencia Personal

La fuerza de la Esperanza. Mis 30 años de enfermo renal.

1 de Julio de 2009 a la(s) 21:06

Juan Francisco Morales González

Trasplantado renal tras 27 años y medio en diálisis-hemodiálisis.

Dada la Gran Valentía Voluntad, Perseverancia y Esperanza de este paciente, se ha considerado oportuno, dividir en las distintas fases, esos 30 años de Insuficincia Renal, para realizar la publicación en 3 apartados de esta Valiosa Experiencia, que sin lugar a dudas es una de las importantes del país, de un gran calado y motivación, para pacientes que la puedan leer, ante un diagnóstico de Insuficiencia o Enfermedad Renal Crónica, Cuidadores y personas sensibles a los efectos de esta Enfermedad. Finalmente se realizará una publicación completa, por si la misma puede ser de interés de algún usuario.

  • Mi vida antes de la Insuficiencia Renal. La enfermedad.
  • Mis años de Diálisis- Hemodiálisis. 1

Mi vida antes de la Insuficiencia Renal. La enfermedad.

La verdad es que recuerdo bastante poco, solamente los últimos años y lo demás, más que nada por fotos me hacen recordar cosas, algo es algo.

10721138_10152730138297698_71918709_n

Recuerdo que era un niño muy activo, siempre corriendo haciendo deporte, ayudando a mi padre en el bar. Aún contaba con 8 años, solo me sentaba a comer, y descansar cuando me iba a la cama. Eso sí recuerdo: que no me gustaba la escuela aunque todos los profesores me apreciaban bastante, aun tengo amistad con uno de ellos y pasaron más de 30 años, eso es muy bonito. Tenía muchísimos amigos pero de esos que da la edad. De esta época poco más puedo contar.

La enfermedad.

Todo empezó un día que vine de entrenar del fútbol y al rato de meterme en el bar para ayudar empezó un dolor muy grande en las piernas, se lo dije a mi padre y el, claro, le achacó a que yo no paraba… que como no me iban a doler, que me fuera a casa y descansara, pero al llegar y quitarme los pantalones vi que tenía muchas pintitas de color rojo en las pantorrillas.

Me asuste y lo llame, me vio y como no era medico, y no sabía que podía ser, me acosté y al poco tuve que levantarme vomitando mucho. Cuando me fui al lavabo vi que las pintitas esas ya me aparecían por toda la cara y parte del pecho, lo volví a llamar y enseguida el llamo al médico de urgencias. Me dijo que sería una intoxicación de algo que me sentó mal y yo ese día recuerdo que lo que comí todo era sano y nada malo. Me mandó unas pastillas efervescentes y nada mas, seguí toda la noche vomitando, ya sin nada que echar, y por la mañana cuando me levante era un monstruo, estaba totalmente hinchado y mi orina era roja.

Mi padre me llevo al médico de la familia, el cual me examinó y me hizo rx y unos análisis, los cuales tardaron tres semanas en llegar. Me dijo que era escarlatina y me mandó un tratamiento totalmente distinto a lo que tenía que haber tomado un enfermo renal, lo cual agravó más la situación. Nada mas conocer los análisis, llamo a un urólogo al cual me siento muy agradecido durante tantos años en los que lo conocí, el Dr. D. Pedro Montañés. Nada mas verme llamo a D. Carlos Fernández Andrade, quien me recibió en su casa varias veces y sin querer cobrarme ni una peseta, eso jamás se olvida. Además de gran profesional es una de las mejores personas que conocí. Ese mismo día me dijo que tenía que ingresar en la “Residencia García Morato”, hoy Hospital Universitario Virgen del Rocío. Allí estuve un mes y en ese tiempo hubo muchas pruebas y el diagnóstico fue Insuficiencia Renal Crónica Terminal.

Me explicaron lo que era y que significaba, solo me dijeron que antes de un año necesitaría un riñón artificial. Yo pregunté qué era eso, que si era un riñón de plástico que se implantaba…… ¡que voy a saber yo con 13 años!. Me llevaron a la unidad de diálisis y me explicaron todo el proceso. Mi pregunta fue: ¿cuantos años se puede llevar una persona así? Y me respondieron que si no se trasplanta antes (que no había trasplantes, casi solo en Barcelona) unos 12 o 13 años… Yo no le di importancia a eso en aquellos momentos pero si cuando ya llevaba casi 10, y tenía 23 o 24 años, puesto que pensaba que cada vez me quedaba menos para llegar a esa fecha. Al año justo que me dijeron tuve que entrar en diálisis.

Mis años de Diálisis- Hemodiálisis.

hemodiálisis

Mi primer año en diálisis fue de los peores que viví. Tuve muchísimos problemas. Empecé, aunque ya tenía hecha la fístula, con diálisis peritoneal (había muy pocas maquinas de hemodiálisis). 48 horas seguidas, pasaba muchas veces ingresado, tuve convulsiones, paros cardiacos, etc… Decir que yo me vi una de las veces fuera de mi cuerpo. Presencié todo lo que decían y me hacían. Cuando lo dije no se lo creía nadie pero cuando conté todo exactamente como pasó me creyeron.

Después pasaron las diálisis peritoneales a tres veces por semana y 24 horas cada sesión. Después pasé a sesiones de 10 horas tres por semana y ya me fui reponiendo. Casi todos los días que me tocaba diálisis iba por los pasillos del hospital detrás de los médicos por si había una maquina de hemodiálisis libre para no tener que pasar tantas horas en peritoneales, porque se sufría mucho. Unas veces (muy pocas) tenía suerte pero la mayoría no.

Llegó así el día de pasar a hemodiálisis y fue porque tuve que ir a al Delegado de Salud de Sevilla, a la Caja Nacional (hoy  Seguridad  Social). Llevaba  ya   año  y  medio en peritoneales y donde tenía el catéter, había criado una gran cantidad de carne alrededor. Este señor, nada mas verme, dio orden de mi traslado a la Clínica Sagrado Corazón que acababa de abrir una Unidad de Diálisis.

¡Compartir es vivir!

Añadir Comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos tienen el símbolo*

 

Ir a la barra de herramientas